Abraza tu sombra y fluye

Con frecuencia nos ponemos expectativas a nosotros mismos de cómo tenemos que ser y responder ante los demás o de cómo no debemos ser y no responder antes los demás. 

Y cuando por algún motivo no cumplimos nuestra propia expectativa y auto-exigencia podemos irnos a un lugar de frustración y de culpabilidad. Un lugar oscuro de rechazo a nosotros mismos. 

No te quedes ahí. Esta es la ocasión perfecta para abrazar tu sombra con amor. Reconocer y abrazar todas esas partes tuyas. La parte que se rechaza y la parte rechazada. Quererlas y querernos tal cual. Perdonarnos y aceptarnos en nuestra perfecta imperfección. No luches, no te resistas, abrázate en tu debilidad y tu sombra. Abrázate amorosamente a ti mismo. 

En este lugar se desvanecen las resistencia y volverás a fluir en aceptación, no solo hacia ti mismo, sino hacia los demás. Desde aquí trascendemos la culpa, el rechazo y la deuda, la víctima y el victimario. De repente nada es tan grave, ni en nosotros ni fuera de nosotros. Quitamos peso y volvemos a fluir. Abraza amorosamente tu sombra y permite así que el bienestar fluya libremente a través tuya. No te resistas al bienestar.

«Ahí vemos que no hay porque estar siempre sanando, porque no estamos tan enfermos. Porque en realidad es el miedo a no estar sanos que nos lleva a mirar cuántas partes rotas o enfermas tenemos. Y el miedo es falta de amor. Y podemos ver que amando brillamos y otra vez la luz, saliendo por los ojos y por el blanco de la sonrisa.» De Apu Runa

Entrada anterior
El secreto de una vida saludable
Entrada siguiente
Sumak Kawsay

Entradas relacionadas

No se han encontrado resultados.

Encuentra por temas:

Menú