¿Como usar las afirmaciones para crear nuestros hábitos? (1a parte)

Con frecuencia se nos recomienda formular y expresar afirmaciones en la dirección de los hábitos y vida que deseamos crear.

¿Que son las afirmaciones? Las afirmaciones son frases afirmativas que nos marcan la dirección y el sentido de aquello que elegimos integrar en nuestras vidas y que repetimos conscientemente con cierta frecuencia para sugestionar a nuestra mente hasta que realmente logremos eso que afirmamos.

Las afirmaciones direccionan nuestra intención y reprograman nuestras creencias, de ahí que sea una herramienta muy utilizada a la hora de generar cambios y nuevos hábitos.

Sin embargo, también hay muchas personas que aseguran que las afirmaciones no les funciona.

Cabría hacerse la pegunta si es verdad que las afirmaciones tienen efecto o si no sirven de nada. ¿Quien tiene razón? Podríamos decir que tantos los que aseguran que les funciona como los que aseguran que no, ambos tienen razon, es decir, las afirmaciones funcionan y al mismo tiempo no funcionan. ¿Pero no es esto una contradicción?

Sistema de creencias y patrones

No, no es una contradicción. La realidad es que a nivel inconsciente estamos continuamente repitiéndonos afirmaciones a diario y en todo momento. Estas afirmaciones inconscientes y automáticas posiblemente no sean las mismas que nosotros conscientemente hemos elegido o deseamos integrar. Quizás son incluso contrarias a lo que deseamos en nuestras vidas.

Son afirmaciones que se han ido formando a través de nuestro sistema de creencias y patrones, aquellos que hemos aprendido e integrado inconscientemente desde pequeños a través de nuestras familias, comunidad, cultura, asociaciones y vivencias y que determinan nuestra vida casi sin darnos cuentas. Por ejemplo, las oraciones y los dichos populares que aprendimos desde niños se pueden considerar afirmaciones, que en muchas ocasiones integramos como una verdad sin confrontarla. En este sentido, las afirmaciones siempre están funcionando.

¿Pero que pasa cuando las afirmaciones automáticas que nos decimos desde nuestro sistema de creencias van en dirección contraria a aquella que ahora elegimos para nuestras vidas? ¿Cual crees tu que es la que se impone sobre la otra?

La que está más consolidada en nosotros y que ha persistido durante toda nuestra vida es la que realmente se impone sobre la otra. Es decir, la inconsciente.

¿Pero, por qué? Pues porque es la que realmente nos ha acompañado durante nuestra vida y la que nos ha llevado hasta nuestro presente. Nuestro inconsciente no entiende si algo es bueno o malo, solo sabe que tal y como hemos ido haciendo, hemos llegado hasta aquí, es decir, hemos sobrevivido. Y esto es lo que se queda grabado en nuestro inconsciente.

Por ejemplo, si una persona de pequeña ha visto a sus padre sufrir por dinero, puede que en su mente inconsciente de niño pequeño haya hecho una asociación entre el dinero y el sufrimiento. Si esta persona de mayor elige vivir en abundancia y se crea afirmaciones del tipo “yo atraigo el dinero” es probable que esto no le funcione hasta que identifique la creencia subyacente, en este caso «el dinero hace sufrir».

Deberemos entonces tomar no solo consciencia de esas creencias inconsciente que van en nuestra contra sino, también trascenderlas y reprogramarlas. De otra manera es posible que no logremos un cambio real, por mucho que repitamos la afirmación elegida.

¿Que podemos hacer entonces para reforzar nuestras decisiones con afirmaciones que nos funcionen a pesar de las creencias y patrones subyacentes?

Es difícil, aunque no imposible cambiar las creencias y patrones subyacentes desde las afirmaciones.

En los cursos de SmartHabits con frecuencia te proponemos la repetición de afirmaciones en la dirección de la integración del hábito elegido. Para que estas tengan el efecto deseado te recomendamos seguir las siguientes indicaciones y así lograr que la afirmación realmente produzca un cambio en la dirección elegida.

Recomendaciones

Repite tantas veces puedas:

Repite la afirmación durante al menos 21 días y varias veces al día durante algunos minutos. Te aconsejamos programar una alarme en tu teléfono a modo recordatorio. Haz las repeticiones con absoluta concentración y evitando la dispersión. Enfócate en una dirección.

La repetición de la afirmación además de reprogramar tu mente como si estuviera grabando en un disco duro, lo que también hace es concentrar nuestro foco de atención, incluso después de la repetición, en eso que estamos afirmando repetidamente.

Normalmente aquello a lo que enfocamos nuestra atención y energía es lo que antes lograremos materializar e integrar en nuestras vidas.

Conecta con la emoción:

Repite la afirmación con plena certeza e intención. Y para lograr que esto tenga aun mayor fuerza de reprogramación conéctate con la emocion de haber logrado ya eso que estas afirmando.

Esta sensación y emoción de haber logrado eso que aspiras cambiará tu estado de ánimo y este es el estado de animo que debes evocar y llevar contigo cada vez que hagas la afirmación.

Es así como a nivel emocional puedes ir también reprogramándote y cambiando las viejas y automáticas creencias y emociones, por estas nuevas que decides tener.

Si tienes dificultades en conectarte emocionalmente, prueba a visualizar o a crearte un panel de visualización con fotos. También ayuda el imaginarte que estas con un amigo contándole como lo has logrado y como te sientes.

Otras recomendaciones que te ayudarán a sacar el máximo partido de las afirmaciones son las siguientes.

  • Identifica la creencia inconsciente que se opone.
  • Practica la atención plena.
  • Elige las palabras.
  • Toma acciones concretas y cuantas más mejor:

Te daremos indicaciones y detalles concretos referentes a estas 4 últimas recomendaciones en la segunda parte de este artículo en dos semanas.

Mientras tanto te animamos a abonarte gratuitamente a nuestro blog y newsletter!

(Si quieres leer la 2a parte de este artículo pica AQUÍ.)

 

Entrada anterior
¿Crear un hábito requiere un plan de acción?
Entrada siguiente
¿Un hábito saca otro hábito?

Entradas relacionadas

Encuentra por temas:

Menú