Comportamientos exitosos para integrar hábitos: los arquetipos

Duración de lectura aproximada: 3-4 minutos

¿Que es un arquetipo?

Para los que desconocen la respuesta, en este post introductorio comenzaremos haciendo una breve definición de lo que es un arquetipo.

Un arquetipo es un patrón que se toma como ejemplo y del cual pueden derivar otros objetos, conceptos e incluso otros patrones. Sería el modelo original que nos sirve para a partir de él crear otros objetos o ideas similares.

Muchas disciplinas usan los arquetipos para diferentes propósitos. Por ejemplo en el sector textil, es práctica habitual crear primero un patrón en papel de una vestimenta que después deseamos replicar. A partir de este patrón se cosen posteriormente copias de la pieza pero en diferentes tejidos. Puede que  varíen la tela, el color, el material etc. , sin embargo el patrón es único y común a todas estas variantes.

También la psicología usa estos patrones y los llama arquetipos.

¿Que es un arquetipo en Psicología?

En Psicología fue el psicoanalista Carl Gustav Jung  el primero en introducir este concepto.

Jung se dio cuenta que en la cultura europea se repetían los mismos símbolos pero en diferentes pueblos, comunidades, zonas geográficas y épocas. También se percató que estos símbolos representaban lo mismo a pesar de la desconexión espacio-temporal en los que aparecían.

La explicación que les dio es que estos símbolos eran parte de una «sabiduría» universal de naturaleza atemporal y común a toda humanidad. Su explicación la sustentó a través de su teoría del Inconsciente Colectivo, una especie de gran biblioteca que contiene toda la información de la humanidad y en todos sus aspectos desde sus inicios. Para Jung los arquetipos eran parte de esta gran biblioteca.

Algo así como unos paquetes de información que van apareciendo durante la historia de la humanidad en diferentes momentos y lugares. O como quien tiene unos archivos con datos depositados en la nube y puede ir bajándoselos en diferentes dispositivos, lugares y momentos.

En Psicología el arquetipo lo que contendría seria información sobre un modelo de comportamiento y conducta automática y espontánea , pero que se puede manifestar individualmente en cada persona o colectivamente en la cultura de una sociedad. Esto último se ve especialmente en los los personajes de leyenda, cultos y mitos.

Una manera de entender los arquetipos es a través de películas y cómics donde aparecen continuamente. Uno de los más comunes es el arquetipo del “héroe”, es decir el bueno de la película. Suele ser el protagonista y representa el esfuerzo, el honor, el sacrificio y la lucha por el bien común. Su rol es ayudar a los demás y defender a los más necesitados sin esperar nada a cambio. Un ejemplo sería Luke Skywalker en la Guerra de las Galaxias.

Para contrarrestar al Héroe tenemos al Villano qué sería el anti-héroe o el malo de la película, pero que sin su existencia, ni el Héroe tendría sentido, ni habría película. El Villano es el prototipo de la maldad y la crueldad, y su rol es precisamente el de sabotear continuamente al Héroe. En la Guerra de Las Galaxias sería Darth Vader.

Seguro que a todos nos viene ahora infinidad de películas, libros y situaciones donde estos dos arquetipos aparecen en diferentes formas y nombres.

¿Para que usa la Psicología los arquetipos?

Los arquetipos en Psicología son usados para poder comprender nuestros propios comportamientos. A través de los arquetipos podemos identificar patrones o partes de un patrón de comportamiento que por algún motivo no nos permitimos expresar y vivir o que simplemente tenemos en una zona ciega y no reconocemos en nosotros.

El objetivo no es ajustarnos perfectamente al patrón ideal, sino más bien observarlo desde fuera, para después poder identificar cualidades, actitudes y comportamientos que creemos que nos beneficiaría para lograr nuestros objetivos o para llevar una vida sana y equilibrada. Tambien identificar comportamientos que creemos que sería conveniente modificar o trascender.

El patrón nos ayuda a ver más allá de lo conocido y automático en nosotros. A través de ellos podemos observar e identificar más fácilmente aquello que queremos activar o desactivar dentro de nosotros.

¿Cómo nos podemos beneficiar los arquetipos?

Lo veremos en la continuación de este posts la próxima semana. Sin embargo hasta entonces ya podéis hacer un ejercicio y es reflexionar sobre vuestros propósitos y objetivos y como os relacionáis con ellos. Primero hacéis una lista con esos proyectos que tenéis y después uno a uno podéis ir reflexionando sobre si el propósito fuera un amigo, cuál es la relación que tienes con él y que deseas mejorar y cambiar en esa relación.

Psicología Junguiana Juan Carlos Alonso González
Foto Cristina Gottardi en Unplash  

Entrada anterior
Excusas para no crear un hábito “No tengo tiempo…”
Entrada siguiente
Descubre qué hábitos te ayudan a lograr tus propósitos

Entradas relacionadas

Menú