9 aspectos para crear tu plan de acción para cambiar de hábitos

Te habrá pasado alguna vez que te has dicho, quiero a partir de ahora crear este hábito que es muy beneficioso para mi. Lo has pensado y lo has deseado, has comprendido que es lo mejor que puedes hacer pero a los días todo el enfoque hacia tu objetivo se ha desvanecido.

Para acompañarte en el proceso de concretar tus deseos y así incorporar un hábito, el paso siguiente es crear una planificación en tiempo y espacio.

Como cualquier proceso que se dirige hacia un objetivo, es importante tener en cuenta algunos aspectos que te ayudarán a crearlo y sostenerlo en el tiempo:

Pasito a pasito:

  • Todo proceso se compone de pequeños pasos y cada paso es relevante dentro del proceso y te ayudan a tomar decisiones para el siguiente paso a seguir. Cada paso tiene su sentido en relación y cooperación con otros. Si sabes cual es el siguiente paso te sentirás con seguridad para dar el paso que te has planeado en ese momento.

Por etapas:

  • Divide todo el recorrido en diversas etapas, no es lo mismo realizar el mismo paso si estás en la etapa inicial que en la etapa avanzada donde tienes más aprendizajes.

De lo pequeño a lo grande:

  • Planifica tus pasos diarios teniendo en cuenta en qué etapa estás del proceso. Ponte exigencias menores en las etapas iniciales y ve aumentando a medida que recorras el camino.

Herramientas:

  • Acompaña esta planificación con recordatorios en tus dispositivos móviles, con notas en lugares puntuales o puedes relacionarlos con acciones que realizas cotidianamente. Por ejemplo, configura diferentes alarmas durante el día, o ponte una nota al lado de tu cama que verás ni bien te levantas de dormir o te propones realizar una acción cada vez que te laves los dientes.

Visión del todo:

  • Es importante que tengas una visión global de los pasos dentro de las etapas y estas formando un todo dirigiéndote directamente hacia tu objetivo.Te dará la perspectiva de cuánto has avanzado, qué etapas has logrado y qué pasos te han ayudado a avanzar y cuáles deberías reforzar o modificar. Es una visión de tu progreso constante que te ayudará a dar valor a lo que has realizado y ver los retos a superar o los aspectos a mejorar.

Valorando el aprendizaje:

  • Realiza anotaciones de las acciones que vas realizando. Poder tener a mano todo lo que irás haciendo te dará la posibilidad de revisar y aprender de los “aciertos” y los “errores”. Tus “aciertos” y “errores” te irán dando información sobre tí mism@, saber con qué habilidades cuentas y ver qué es necesario que mejores.

Dirección:

  • Y por supuesto no perder de vista hacia dónde te diriges, cuál es tu objetivo mayor y primordial que le da la fortaleza a cada paso que das.

Re-ajustes creativos:

  • Realiza las modificaciones que creas necesario sin perder el sentido general. Puede sucederte que no realices un paso, por lo que podrás reemplazarlo o compensarlo con otro, y no quiere decir que al saltarte un paso renuncias a tu objetivo sino que has modificado el proceso lo cual requerirá que realices un reajuste por lo que sigues estando en la dirección que te has propuesto.

Ubicar el proceso:

  • Toda esta planificación requiere de un marco espacio-temporal. Poder darle un lugar, dentro de tu vida cotidiana, para desarrollar cada paso y un tiempo de ejecución. Puede pasar que en la planificación inicial te has propuesto fechas y tiempo de ejecución o lugares de realización que después en la práctica no son viables. En ese caso, sólo realiza las modificaciones necesarias que la propia experiencia te irá indicando.

Planificar la estrategia de acción te dará contención y acompañamiento ya que hace concreto y real el camino y la dirección hacia el objetivo.

A veces si sólo lo dejas en el plano mental puedes imaginar que es más grande y difícil de lo que es por lo que renunciarás antes de empezar, o creerás que es menos complejo y cuando lo pondrás en práctica la experiencia te detendrá con impedimentos reales como la falta de espacio-tiempo en esa semana en concreto.

Y lo mejor de todo esto es que es una guía que fue creada por ti y para ti, no tienes que seguir la planificación de otros que tienen su propia experiencia de vida, aprendizajes y objetivos.

 

La planificación te invita directamente a ponerte en acción venciendo el miedo a salir de la zona de confort. Te animas?

Entrada anterior
¿Cómo salir de una relación? Permitiéndotelo
Entrada siguiente
El poder de las afirmaciones

Entradas relacionadas

Menú