Lo que me impide alcanzar mis objetivos: falta de disciplina

Duración de lectura aproximada: 3 minutos

La semana pasada os introdujimos en nuestro post «Cómo cumplir mis propósitos: dirección y orden del arquetipo paterno» las cualidades del Arquetipo Padre y hoy queremos continuar con la parte práctica del ejercicio. Te animamos a que simplemente te abras  a la propuesta y pruebes. No tienes nada que perder y algo que ganar.

¿Como identificar que comportamientos elijo activar y que elijo desactivar en mí?

Vuelve a leer detenidamente y sin prisas las cualidades del arquetipo Padre. Primero las cualidades del Padre no-amoroso. Una a una léelas y repítelas en tu mente diciendo «yo soy …» y déjate sentir esta afirmación dentro de ti. Escucha tu cuerpo, escucha tu interior como reacciona ante esta afirmación. ¿Te sientes identificado? ¿Sientes rechazo? ¿Te late el corazón? ¿Que emoción sientes? ¿Con cuales te sientes más a gusto? ¿Con cuales más a disgusto? Escúchate a ti mismo y a tu cuerpo como se siente al repetir estas afirmaciones y se transparente y honesto contigo mismo. Las maniobras de evitaciones que desarrollamos las personas para no hacernos cargos de asuntos incómodos o dolorosos son otro tema en sí mismo, mientras tanto, desarrollar esta habilidad de auto-escucha y transparencia te traerá grandes beneficios.

Anota los resultados de tu meditación en dos columnas. Una columna con las cualidades que crees que te sobran por tener en exceso y otra columna con las cualidades que crees que necesitas por tener en falta.

Si este ejercicio no te ha resultado fácil quizás el siguiente te pueda facilitar la introspección. Haz exactamente lo mismo con las expresiones que listamos a continuación. Si por el contrario el ejercicio anterior te fue fácil igualmente te animamos a que tambien hagas lo mismo con las siguientes expresiones.

Revísate que cualidades del arquetipo tienes que integrar o re-programar en ti para que te ayuden a concluir satisfactoriamente todos los objetivos que te propongas.

Expresiones del Padre amoroso en nosotros
  • Me permito brillar
  • Me siento pleno y satisfecho
  • Acabo lo que empiezo
  • Tengo claridad en mis objetivos
  • Me direcciono hacia mis objetivos sin dudarlo
  • Llevo la vida que quiero
  • Soy decidido
  • No dudo cuando tomo decisiones
  • Acabo lo que empiezo
  • Me resulta fácil materializar lo que me propongo
  • Suelo proteger mis intereses
Expresiones de la falta de Padre amoroso en nosotros
  • Suelo dejar las cosas a medias
  • Me aburro fácilmente y abandono lo que estoy haciendo
  • Me resulta dificilísimo planificarme o seguir un plan
  • Cuido mucho los detalles
  • No tengo disciplina
  • Me suelo poner en situaciones de riesgo
  • Cuando algo me gusta no tengo límites
Ser tu propio Padre amoroso para tus propósitos

Lo más importante es darte cuenta cuando una o varias de las características no están siendo vividas o están siendo vividas en exceso para poder compensar esa falta o esa carencia.

En caso de falta, te invitamos a hacer el siguiente ejercicio:

Piensa en una persona real o personaje de ficción que para ti encarne el arquetipo Padre lo más perfectamente posible. Cuando tengas este personaje o persona, cierra los ojos y estate unos minutos visualizándolo e imaginándolo, sintiendo su manera de ser y de enfocarse. Imagina como esta persona aborda aquello que te está ocupando. Siente su energía aun con los ojos cerrado. Ahora con cada inhalación siente como te cargas de ella, siente como la integras en ti y como te empodera. Siente como te llenas de las cualidades del Padre amoroso. Una vez te sientas habilitado abre los ojos y comienza a trabajar en tu proyecto. Si notas que te desconectas de la energía vuelve a realizar la visualización. Este ejercicio lo puedes hacer tantas veces te sea necesario.

En el caso de que hayan características del Padre que las estés viviendo en exceso te sugerimos seguir leyendo el próximo artículo sobre el arquetipo Madre para así balancear con otros comportamientos arquetípicos de la Madre aquello que quieras armonizar y llevar a un equilibrio.

Recuerda que no estamos aquí juzgando y menos a nosotros mismos si una cualidad es buena o mala. Solo estamos viendo qué cualidades nos podrían beneficiar integrándolas armoniosamente en nosotros y qué cualidades deben ser balanceadas con la finalidad de hacer cumplir nuestros objetivos y llevar una vida más sana, armoniosa y equilibrada.

Para una mirada más profunda sobre la relación con los arquetipos te recomendamos acceder a nuestros servicios personalizados y cursos-online.

Foto: Simone Pellegrini en Unplash

Entrada anterior
Cómo cumplir mis propósitos: dirección y orden del arquetipo padre
Entrada siguiente
Cómo cumplir mis propósitos: cuidado y amor del arquetipo materno

Entradas relacionadas

Menú