¿Cómo salir de una relación? Permitiéndotelo

«Si alguna vez te encuentras en la historia equivocada, vete». – Mo Willems.

Tienes permiso para dejar cualquier historia en la que no te encuentres contigo mismo. Tienes permiso para dejar dejar cualquier historia en la que no te ames .

Tienes permiso para salir de una ciudad que ha atenuado tu luz en lugar de hacerte brillar más, tienes permiso para hacer todas sus maletas y comenzar de nuevo en otro lugar y tienes permiso para redefinir el significado de tu vida.

Tienes permiso para dejar el trabajo que odias, incluso si el mundo te dice que no lo hagas y tienes permiso para encontrar algo que te haga alegrarte del mañana y del resto de tu vida.

Tienes permiso para dejar a alguien que amas, si te están tratando mal, tienes permiso para ponerte a ti mismo primero si te estás conformando y tienes permiso para alejarte cuando lo has intentado una y otra vez, pero nada cambia.

Tienes permiso para dejar ir a los amigos tóxicos, tienes permiso para rodearte de amor y de personas que te alientan y cuidan. Tienes permiso para elegir el tipo de energía que necesitas en tu vida.

Tienes permiso para perdonarte a ti mismo por tus errores más grandes y más pequeños, y tienes permiso para ser amable contigo mismo, tienes permiso para mirarte en el espejo y, de hecho, verte como la persona que ves.

Tienes permiso para liberarte de tus propias expectativas.

A veces consideramos que dejar atrás es algo malo o lo asociamos con renunciar o con abandonar, pero a veces dejar atrás es lo mejor que puedes hacer por ti mismo.

Irse te permite cambiar direcciones, comenzar de nuevo, redescubrirte a ti mismo y al mundo. Irse a veces te evita quedarte atrapado en el lugar equivocado con las personas equivocadas.

Abandonar abre una nueva puerta para el cambio, el crecimiento, las oportunidades y la redención.

Siempre tienes la opción de irte hasta que encuentres a dónde perteneces y qué te hace feliz.

Incluso se te permite dejar atrás el viejo  y reinventarte.

Rania Naim

https://thoughtcatalog.com/rania-naim/

Foto: Mantas Hesthaven

Entrada anterior
¿Cómo solucionar problemas? Comienza por darte cuenta
Entrada siguiente
9 aspectos para crear tu plan de acción para cambiar de hábitos

Entradas relacionadas

Menú