¿Un hábito saca otro hábito?

Cuando queremos adquirir un hábito que está en el punto opuesto de otro que ya tenemos, es necesario revisar conscientemente el hábito anterior.

Como verás seguimos haciendo hincapié en las herramientas de cambio que nos proporciona la consciencia, uno de los pasos fundamentales de nuestro método CREARE, para pasar a la toma de decisión y a la acción.

Es importante que dejemos el espacio para que lo nuevo se incorpore en nuestro día a día.

El dicho un clavo saca otro clavo no se ajusta a este proceso. Es como querer olvidar una pareja con otra. Es necesario dejar de elegir al primero para empezar a elegir lo nuevo.

Lo mismo con los hábitos. Es importante dejar de elegir el hábito anterior.

Te preguntarás ¿cómo lo hago?, te sentirás limitado viendo la dificultad en dejar aquel hábito que, en este momento, es disfuncional para ti y tu salud.

La forma de realizar esto es estableciendo un vínculo, una lazo comunicativo con el hábito que hemos estado sosteniendo hasta ahora. No se trata de ignorarlo, eliminarlo o luchar contra él sino de comprender para qué lo he estado manteniendo.

Para que puedas establecer esta comunicación te invitamos a que respondas a estas preguntas sobre el hábito que deseas dejar.

 

¿Para qué creo que lo estoy sosteniendo?

¿Qué función creo que ha tenido o tiene en mi vida?

¿Creo que me ayuda a evitar o no afrontar alguna situación o emoción?

¿Creo que sirve para afrontar alguna situación difícil?

¿Que creo que me pasaría si dejo de sostener este hábito?

¿Qué creencias familiares o sociales te sostienen?

¿Qué inconvenientes o situaciones conflictivas me ha generado este hábito?

 

Verás que casi todas las preguntas tienen un verbo común: creer. Y esto es porque muchas veces creemos que un hábito determinado me ayuda a afrontar alguna situación y puede que no sea realmente tan cierto o tan efectivo.

La idea es que establezcas una conversación, un diálogo con el hábito como si tuviera existencia propia. Él mismo te dará la información sobre ti mism@ y el motivo de para qué existe en tu vida.

Una vez que le has dado forma de existencia, te has respondido a las preguntas, te pones en posición activa frente a él y le agradeces por todo aquello que te fue útil y por haberte servido en ese tiempo y le comunicas que ya no lo necesitas y que has decidido dejar de sostenerlo.

El agradecimiento es importante ya que le das valor por lo que te ha aportado, sólo que ahora necesitas otra cosa y por ésto te despides de él.

Y para finalizar realizarás un acto de festejo por la decisión tomada.

Dejar un hábito no es tarea sencilla, requiere de mucha comprensión y toma de decisión. Por ésto realiza este ejercicio las veces que quieras y lograrás sentirte coherente con la decisión que has tomado.

Una vez que tienes la sensación que ya no lo necesitas y que puedes vivir sin él porque no lo eliges entonces tienes las puertas abiertas a lo nuevo sin cargas y sin peleas con el pasado y mirando hacia el presente y el futuro.

Entrada anterior
¿Como usar las afirmaciones para crear nuestros hábitos? (1a parte)
Entrada siguiente
Condimentos para realizar cambios de hábitos

Entradas relacionadas

Encuentra por temas:

Menú